Comenzó el bloqueo de Trump a México

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Por Roberto Vizcaíno

El domingo pasado, mientras Donald Trump entraba a la Catedrál de Washington de la mano de una Melania con una sonrisa más falsa que un billete de 2 mil pesos, en la frontera mexico-texana los aduaneros estadounidenses regresaban a territorio mexicano 4 grandes camiones con 100 toneladas de aguacate de Jalisco.
Ese rechazo inuguró en los hechos para México la era Trump.
Repuestos del golpe, autoridades y productores mexicanos revisaron y volvieron a revisar documentos y procesos del trámite. No encontraron ningún elemento que justificara el cierre de las fronteras norteamericanas al agucate mexicano.
A patir de ese momento cualquier otro envío del producto a EU puede correr el mismo destino. La decisión absolutamente unilateral y sorpresiva de las autoridades estadounidenses anula las reglas de operación para las exportaciones del fruto.
Las 100 toneladas venían de Ciudad Guzmán, según dicen quizá el municipio con mayor producción de aguacate en la entidad. Apenas tenían 8 meses de enviar aguacate a EU.
Frente a la emergencia, las 100 toneladas del producto rechazado por los norteamericanos se envió a Canadá.
Algo similar le pasó a los limoneros argentinos. Ya recibieron el aviso de que su producto ya no tiene ingreso a EU.
Aquí no aplica el dicho de que “mal de muchos es concuelo de …”
No. El mal que representa el rechazo de productos mexicanos y latinoamericanos es apenas el inicio de una política aplicada fas-track por la administración naciente en Washington.
Y es la confirmación para el resto de nosotros en México, y de los ciudadanos del continente, de que EU y Trump ya dominan su frontera e imponen su trato arrogante y arbitrario.
Para nosotros es algo sencillo: el TLC ya no existe.
El rechazo de los aguacates cancela cualquier intento de negociación con Trump. El ya va por la libre.
¿O en serio Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray creen que pueden negociar algo?
Yo creo que de la lista de productos mexicanos deben borrar los aguacates.
EN RETIRADA
La situación sin embargo no comienza ni termina en los aguacates rechazados. No. El tema es que las decisiones antiglobales y antipactos de Trump ya provocaron un amplio repliegue en le mundo.
Ya cada nación con exportaciones a EU ha comenzado a revisar su situación comercial directa con los nortamericanos y ya sus dirigentes han comenzado a hablar de ir cada uno por sobre sus pactos regionales a una serie de acuerdos bilaterales.
El primero de todos ha sido Inglaterra y le sigue Canadá. Los miembros de la Unidad Europea hacen lo mismo.
Así que Peña Nieto y Videgaray debieran ya hacer lo mismo.
Y eso requiere de toda una revisión interna, no sólo de producción, sino de subsidios, aranceles, mercados alternos, política industrial, etc.
Es, lo apunté en mi texto de ayer, el rediseño de México. Dejarnos de quejas y enredos entre nosotros y por primera vez ir juntos hacia metas comunes independientemente de nuestras ideas y puntos de vista.
Del otro lado, si no hacemos esto, está el caos. Lo digo sin la menor duda.
Por ello creo que independientemente de que haya quienes crean y estén convencidos de que Peña Nieto no es el hombre para sacarnos del hoyo, le demos todo lo posible de darle porque de aquí a que escogemos quien lo supla nos iremos hasta el 2050.
Hoy, insisto, todo lo que veníamos haciendo y cómo lo veníamos haciendo pasa a un segundo plano. Lo impensable apenas el jueves pasado hoy es posible.
A partir de que prácticamente se puede perder todo. Es que hay que ir por todo.
OSORIO A LA COLA
En el viejo y predominante sistema político mexicano existía una máxima: en su soledad el presidente solía decidir sobre su sucesión tomando en cuenta la prospectiva del país… si consideraba que el problema del siguiente sexenio era la economía entonces iba con un sucesor economista… si era la política, con un político y así se supone se resolvía en buena medida ese asunto.
La obviedad nos dice que el mayor problema de México en el siguiente gobierno será el de la economía.
De ahí que Luis Videgaray, jefe de la negociación de los nuevos tratados comerciales y de la diversificación económica de México, no sólo con EU bajo la administración de Trump, sino en el resto del mundo, se haya colocado ya a la cabeza de la carrera del PRI y de Peña hacia el 2018.
Por eso mismo Miguel Ángel Osorio Chong ha pasado a la cola.
Si esta percepción tiene algo de sustento, entonces el doctor Videgaray estará metido no sólo en las nuevas negociaciones comerciales, financieras, de inversión globales de México, sino en los procesos electorales.
Eso se verá a fines de esta semana cuando el PRI lance finalmente a su candidato a gobernador para el Estado de México.
Parece, según los movimientos, que en ese proceso han cambiado las preferencias y posiciones de los aspirantes para dejarle espacio preferente al amigo de Vigeray que no es Alfredo del Mazo.
Si esto tiene, insisto, algo de cierto, entonces en Coahuila podría estarse privilegiado a uno de los independientes, al expriísta Javier Guerrero, economista y amigo del secretario de Relaciones.
Este martes, el Presidente Nacional del PAN se reunió con los integrantes del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, coordinados por Marko Cortés Mendoza, en el marco de su reunión plenaria, celebrada en las instalaciones del Comité Ejecutivo Nacional.
ANAYA, COMO JOHNNY WALKER
Innmune a las criticas, Ricardo Anaya se apersonó ayer a puerta cerrada a la reunión interparlamentaria de los diputados del PAN para, dicen, intercambiar comentarios cn los legisladores blanquiazules sobre la crítica agenda nacional, “y sobre la postura y propuestas de los diputados federales frente a diversas coyunturas”.
No se especificó cuáles.
Lo cierto es que Anaya trae de cabeza a buena parte de sus legisladores, quienes le han pedido hasta la necedad que defina si va por la candidatura presidencial del PAN en 2018 a fin de no fracturar el proceso interno de sección de candidatos.
Anaya acaba de agandallarse durante el fin de la semana la mayoría del nuevo Consejo Nacional del PAN lo que en los hechos anula cualquier otra aspiracioón presidencial dentro del PAN que no sea la suya.
Esto fue denunciado por Margarita Zavala, quien junto con su marido, el expresidente Felipe Calderón participó infructuosamente en ese proceso.
Ahora todos esperan que Ricardo Anaya se presente en la interparlamentaria de los senadores del PAN, donde hay un aguerrido grupo encabezado por Ernesto Cordero que no le va a perdonar tenerlo enfrente sin reclamarle definición.
Vamos a ver que pasa, porque pareciera que a Anaya simplemente le valen todas las demandas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*