DIEGO MARADONA : El Pelusa Universal.

PicShop-B48C6230E01A7EB27BE0F99F3BF52B8A_wm_wm

CatPress

Fotos; FacebookWebMaradona

 

Su debut en la Primera División argentina se produjo el 20 de octubre de 1976, a los 15 años de edad, por un partido del Campeonato Metropolitano, oportunidad en que su equipo Argentinos Juniors perdió ante Talleres por 1:0 de local. Ingresó, con la camiseta número 16, como reemplazante de Rubén Aníbal Giacobetti al comenzar el segundo tiempo. En la primera jugada que participó le realizó un “caño” (regate por bajo de las piernas) a un adversario, entusiasmando a la hinchada local. En referencia a esa tarde, Maradona dijo: “ese día toqué el cielo con las manos”.25 26 Al mes siguiente, el 14 de noviembre, convirtió su primer gol en un partido frente a San Lorenzo de Mar del Plata. Esa tarde convertiría otro tanto más, ambos al arquero Rubén Alberto Lucangioli.

El 27 de febrero de 1977, a los 16 años, debutó en la selección argentina en un amistoso jugado en La Bombonera frente al seleccionado de Hungría, reemplazando a Leopoldo Jacinto Luque. Además, el 3 de abril debutó en la selección juvenil que obtuvo malos resultados en el Sudamericano Juvenil disputado en Venezuela ese año. A pesar de haber jugado varios partidos para la selección durante ese año, en 1978 César Luis Menotti no lo convocó para jugar el Mundial de 1978 debido a su juventud. Maradona se encontraba concentrado junto a otros 24 jugadores en un predio ubicado en José C. Paz, utilizado por la Asociación del Fútbol Argentino como lugar de entrenamiento, cuando el 19 de mayo de 1978 Menotti le comunicó que no iba a tenerlo en cuenta para el mundial que se disputaría en la Argentina. Tras esta decepción, se reintegró al plantel de Argentinos que debía jugar contra Chacarita Juniors. En ese partido convirtió dos goles y dio dos asistencias, que sirvieron para el triunfo por 5:0 del equipo de La Paternal. En 1977 designó oficialmente como su representante a Jorge Czysterpiller, quien lo había representado hasta el momento pero sin que los uniera ninguna relación contractual.

El 26 de agosto de 1979 fue el debut del seleccionado en el Mundial Juvenil, frente a Indonesia, que terminó con un triunfo para los argentinos por 5:0. Le siguieron dos triunfos que les permitieron ganar el grupo: 1:0, el 28 de agosto, frente a Yugoslavia y 4:1 frente a la selección polaca el día 30. La selección albiceleste se clasificó a la final tras ganarle en los cuartos de final a Argelia por 5:0, partido en el que no jugó Maradona, y a Uruguay por 2:0 en las semifinales. La final se disputó el 7 de septiembre en Tokio frente a laUnión Soviética, finalizando con un triunfo argentino por 3:1. Maradona había convertido uno de los goles y fue elegido el mejor jugador del torneo.

Aunque Maradona ya había recibido anteriormente ofertas para jugar en otros clubes, recién en 1981 se encontraba decidido a abandonar Argentinos Juniors. La oferta más importante la había realizado River Plate, quien además le ofrecía ganar el mismo dinero que el jugador mejor pago del club, Ubaldo Fillol. Sin embargo Maradona quería ser transferido a Boca Juniors, un club que pasaba por una mala situación económica y no se encontraba en condiciones de comprar su pase. Finalmente fue cedido a préstamo por un año y medio a Boca, club que se reservaba la opción de compra

La preparación para la Copa Mundial de Fútbol de 1982 incluyó una concentración de cuatro meses. Antes de comenzar el Mundial, el pase de Maradona al FC Barcelona ya se había concretado, por lo que en Cataluña existía mucha expectativa por el rendimiento del jugador Argentino. Esa misma expectativa existía en la Argentina con la selección, ya que los logros obtenidos en el Mundial anterior y en el Mundial Juvenil entusiasmaban a los fanáticos del fútbol.

El seleccionado argentino debutó el 13 de junio frente a Bélgica, en Barcelona. El primer partido terminó con una derrota por 1:0 en el estadio Camp Nou, en Barcelona.

La segunda ronda se encontraba constituida, en ese entonces, por una fase de cuatro grupos cuyo ganador clasificaba a las semifinales. El Grupo 3 estaba integrado por la Argentina, Italia, quien se adjudicó el torneo, y Brasil. El primer partido se disputó el 29 de junio, y fue una derrota por 2:1 frente a Italia. El segundo y último partido fue otra derrota por 3:1 frente a Brasil, encuentro en el que Maradona fue expulsado tras pegarle una violenta patada a Batista. De esta forma Argentina fue eliminada del mundial, defraudando las expectativas que existían en el país

Tras su participación en la Copa Mundial de Fútbol de 1982 celebrada en España, en la que la Selección argentina se hospedó en Barcelona, se oficializó la venta al Fútbol Club Barcelona.31 El club pagó 1.200 millones de pesetas por su pase, aproximadamente el 66% del dinero fue para Argentinos y el resto para Boca Juniors,32 una cifra importante para la época.

el Barça tuvo un excelente rendimiento en las copas domésticas, ya que el 4 de junio de 1983 ganó la Copa del Rey en Zaragoza frente al Real Madrid por 2:1 con goles de Víctor y Marcos.35 El 26 de ese mismo mes ganó la Copa de la Liga, también frente al Real Madrid, siendo Diego Maradona el autor de un gol en cada uno de los dos partidos de la final. El gol anotado en el Estadio Santiago Bernabéu, y que supuso la victoria barcelonista, provocó la ovación del público madridista, que reconoció la belleza del gol pese a ser marcado por el conjunto rival.

La temporada 1983/84 empezó muy mal para Maradona. El 24 de septiembre de 1983 se enfrentaron en el Camp Nou el FC Barcelona y el Athletic Club, en el partido correspondiente a la cuarta fecha de la Liga. Vencieron los locales por 4:0 pero, en el minuto 59, Maradona fue retirado en camilla lesionado y con el tobillo de la pierna izquierda roto (fractura del maléolo externo y del ligamento) luego de una dura entrada de Andoni Goikoetxea.

Maradona fue operado en Barcelona por el doctor González Adrió, y pese a que las primeras evaluaciones diagnosticaron un período de recuperación de hasta seis meses, reapareció sólo tres meses y medio después, el 8 de enero de 1984, cuando contribuyó con dos goles a que el FC Barcelona derrotase al Sevilla FC por 3:1. Al final, Maradona sólo pudo jugar 16 partidos aquella temporada, en los que marcó un total de once goles, por lo que no pudo contribuir a que el Barcelona consiguiera el campeonato: quedó tercero.

Sí pudo contribuir, en cambio, a que el FC Barcelona llegase por segundo año consecutivo a la final de la Copa del Rey. Durante la semifinal, Maradona fue expulsado al ver una tarjeta roja, lo que en principio le impedía jugar la final, sin embargo, la federación española decidió retirar la sanción al argentino. Aquella final, sin embargo, supuso el punto final de Maradona en el Barcelona. La misma, disputada en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid el 5 de mayo de 1984, enfrentó al Barcelona con el Athletic Club, el vigente campeón de Liga, con el que los catalanes mantenían una dura rivalidad. El partido suponía el reencuentro entre Maradona y Goikoetxea, el jugador con el cual tuvo el choque que le provocó la lesión. La final estuvo rodeada de una gran tensión, tanto en los días anteriores del encuentro, con cruce de insultos, como durante el encuentro. Al final, ganó el Athletic por 1:0, pero lo peor llegó al término del encuentro. Cuando el árbitro pitó el final del partido, Maradona agredió al jugador del Athletic Miguel Ángel Sola. Los jugadores de ambos equipos se trenzaron en una batalla campal, con puñetazos y patadas incluidas, ante los ojos de todos los espectadores y de las principales autoridades españolas que estaban en el palco. Tras el escándalo originado varios jugadores fueron fuertemente sancionados: la Federación Española de Fútbol impuso a Maradona una sanción de tres meses sin poder jugar en las competiciones españolas.

Esa sanción que lo alejaba de los terrenos de juego españoles hasta diciembre de 1984, fue una de las razones que empujaron al presidente del FC Barcelona, Josep Lluís Núñez, a aceptar una oferta del Nápoles italiano para traspasar al argentino. También pesó el sentimiento de injusticia que tuvo Maradona ante la sanción, y su hartazgo respecto a los árbitros y las autoridades futbolísticas españolas. La sensación del jugador de que la directiva del FC Barcelona no lo había defendido en forma suficiente ante la federación española, aumentó el distanciamiento entre Maradona y el presidente Núñez, que anteriormente lo había criticado por considerar que no cuidaba lo suficiente su vida privada, ya que las salidas nocturnas eran una constante en su vida.38 Años después, Maradona reconoció en su autobiografía Yo soy el Diego, que su marcha al Nápoles también estuvo motivada por motivos económicos, ya que su entonces representante Jorge Czysterpiller había hecho una mala gestión de sus inversiones económicas.39Maradona abandonó el FC Barcelona habiendo jugado un total de 58 partidos y marcado 38 goles.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*