Escalofriante

Política Spot

Ayer escuché y leí cualquier cantidad de entrevistas con priístas y panistas sobre la pobreza que hay en el país. Y nadie sabe nada. Nadie se explica cómo es que hay tanto pobre.

Y así pasó con el narco. Así se pudrió Pemex. Así los vendedores ambulantes tomaron las calles. Y así millones de migrantes se fueron de ilegales a Estados Unidos y nos mandan silenciosamente miles de millones de dólares.

Pero nadie sabe nada. Será, por otro lado, porque se la han pasado tan ocupados saqueando al erario. Haciendo sus transas.

Lo que sí, es que cada quien tiene sus cifras de la pobreza. Para un panista, Fox y Calderón hasta bajaron la pobreza. Para un priísta, hace falta que vuelva el Pronasol.

Me refiero a ellos porque son los que han desgobernado la nación. Han desmedrado al país.

Si uno revisa bien las cifras que dio a conocer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), encuentra cosas más sorprendentes que las que al principio destacó la prensa, como la de los 53.3 millones de mexicanos en pobreza.

Una de ellas es la de que el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa sumó a 15.9 millones de mexicanos a la pobreza medida únicamente por ingresos –la medición oficial hasta 2008–, ya que en 2006 había 45.5 millones y para 2012 se llegó a 61.4 millones, esto es, 52.3 por ciento de la población.

Criminal. Además de haber desatado una violencia absurda, Calderón contribuyó con casi la tercera parte de la pobreza en México. (Por cierto, el Inegi dio a conocer ayer que el número de homicidios en México subió casi 150 por ciento en el sexenio de Felipe Calderón, en cuyo último año de gobierno se cometieron 71 homicidios diarios y los seis años más de 121 mil muertos).

Otro ángulo de la pobreza es la patrimonial, en la que se ubica a las personas que no pueden cubrir sus requerimientos básicos de vivienda, calzado, salud, transporte público, alimentación y educación, aunque destinaran todos sus ingresos para ello.

Y pues entre 2010 y 2012 se dio un aumento de 2.9 millones de personas, para llegar en 2012 a 61.4 millones, esto es, más de la mitad de los mexicanos.

En 1992, el porcentaje en pobreza patrimonial era de 53.1. La cifra se disparó después del ”error de diciembre” de 1994 y llegó a afectar a 69 por ciento de la población.

En 1998 disminuyó a 63.7 por ciento y fue paulatinamente en descenso hasta llegar en 2006 al punto más bajo de mexicanos en esa condición, con 42.7 por ciento.

Pero bastó el sexenio de Calderón para revertir la tendencia y que el porcentaje de mexicanos en pobreza se disparara.

El descenso en el porcentaje de la población en pobreza que se llevó ocho años, de 1998 a 2006, se revirtió entre 2006 y 2012.

En suma la idea completa de lo amolada que está la población hay que verla bien en el informe del Coneval cuando dice que 80% de la población es pobre o en riesgo de serlo: 45.5 por cierto ya es pobre y otro 34.8% es considerado vulnerable.

Yo le quitaba este último eufemismo para decir como Amnistía Internacional: la pobreza en México es “escalofriante”.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.