Jorge Emilio González juega a la independencia

TRAS LA PUERTA DEL PODER

*ROBERTO VIZCAÍNO

No recuerdo otro político que haya ganado tanto en tan poco tiempo como Jorge Emilio González.

De 2003 a la fecha, apenas 14 años, luego de abandonar al PAN y a Fox porque no le cumplieron lo prometido, el Partido Verde, bajo su mando, ha obtenido varios cientos de alcaldías, decenas de diputaciones federales y locales, senadurías, secretarías de Estado y una gubernatura, cargos que en conjunto le han representado el manejo de cientos de miles de millones de pesos, la creación de obras y poder político por demás importante.

Hoy mismo el PVEM –con el senador con licencia Jorge Emilio González moviendo las cosas tras el telón-, cuenta con:

  • 40 diputados federales, el cuarto grupo legislativo más importante en San Lázaro, 2 diputados más que los 38 de Morena-AMLO.
  • 8 senadores, que lo convierte en el cuarto grupo en la Cámara Alta, por encima del PRD.
  • 237 Presidencias Municipales
  • 1 Gubernatura, la de Chiapas con Manuel Velasco a la cabeza.
  • 1 secretaría, la de Medio Ambiente con Rafael Pacchiano como titular.
  • 1 Presidencia del Senado, con Pablo Escudero al frente

Una fuerza política y presupuestal que ya quisiera el puntero presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Un conglomerado de posiciones diversas como estratégicas, ganado indudablemente a partir de su vinculación con el PRI.

El caso es que, con esa importante plataforma, a quizá 3 o 4 meses de que Enrique Peña Nieto y el PRI deban lanzar a su candidato presidencial -y evidentemente a cientos de aspirantes a 500 diputaciones federales, 128 candidatos a senadurías, a 9 gubernaturas y cientos de alcaldes y diputados locales-, es que González Martínez ha comenzado a mover sus fichas para jugar la carta del divorcio electoral, legislativo y de poder político con el tricolor.

Fuera de él y su grupo, evidentemente de Peña Nieto y el suyo, nadie alcanza a entender a qué le tira el ya no tan Niño Verde (cuenta con 45 años cumplidos) con su juego a ser independiente.

Aunque la verdad es que no hay que sorprenderse, porque este mismo juego lo aplicó en la presidencial de 2006 cuando lanzó a Bernardo de la Garza,  para luego anunciar su adhesión a la candidatura del priísta Roberto Madrazo.

Hoy González Martínez ha decidido esgrimir la candidatura presidencial del senador Carlos Alberto Puente, que espero tenga la prudencia e inteligencia de no creerse el juego.

Sin duda Puente es el hombre de más confianza de González Martínez. No hay más que ver que por algo lo dejó como presidente del PVEM y como coordinador del grupo en el Senado.

Pero, bueno, el senador Puente que hace una semana fue “destapado” por el senador Pablo Escudero, y quien ayer recibió la adhesión deJesús Sesma Suárez, coordinador de la bancada del PVE en la Cámara de Diputados, apenas logró acabar la Prepa.

Es decir…

Por algo también dicen que el gobernador Manuel Velasco Coello, con licenciatura en Derecho, anda como estreñido debido al berrinche por no haber sido él, el elegido por González Martínez.

Hay quienes creen que Velasco debiera agradecerle a su amigo González Martínez no haberlo invitado a ese juego, porque simplemente esa candidatura no tiene ningún futuro.

Es más, hay fuertes indicios de que Puente, a pesar de haber sido señalado por Escudero y apoyado por Sesma, ni siquiera va a llegar a tomar posesión de la candidatura, ya que ahora mismo hay negociaciones firmes entre Ochoa Reza con González Martínez para “ajustar” la alianza PRI-PVEM para la presidencial de 2018.

De todos modos suena bien el discurso de Sesma al señalar:

“No debe extrañar a nadie la posibilidad de que el Partido Verde vaya a los comicios del 2018 con un candidato propio, el partido está más vivo que nunca y es tan competitivo como cualquier otro que tenga su registro a nivel nacional”.

La verdad es que la rentabilidad del PVEM alcanzada al lado del PRI está expuesta en la numeralia antes señalada, y en política eso es lo que cuenta.

Ni modo…

SOLOS, NO GANAMOS

Donde las cosas no están para andar con rodeos, es en el PRI.

Por ello el exgobernador, expresidente del PRI y actual coordinador de la bancada del tricolor en San Lázaro, el doctor César Camacho se fue directo al tema de la 22 Asamblea de Agosto próximo. Más o menos dijo:

  • Las recientes elecciones en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz dejaron en claro que con sola la militancia no ganaremos en el 2018.

Es decir, que si no suman a otros partidos y el apoyo y voto de otros muchos ciudadanos, pues el PRI no repetirá ni en la Presidencia de la República y no obtendrá mayorías en  las cámaras de Diputados y Senadores y mucho menos retendrán ni ganarán gubernaturas.

Cierto, dijo, sin la militancia los candidatos del PRI no van a ningún lado, “pero también está comprobado y además con los resultados de comicios recientes, que sólo con los votos de los priistas, no ganamos.

“Se requiere tender puentes con la ciudadanía… el PRI necesita sumar más pueblo, cuidar a su militancia…”, dijo.

Camacho comentó lo anterior luego de un encuentro de diputados federales priístas con Enrique Ochoa Reza, presidente del PRI para adelantar posiciones respecto a la 22 Asamblea .

“La Asamblea Nacional tiene que ser un ejercicio colectivo para poner al PRI a la vanguardia, para hacer que no sólo sea un partido en actitud de competir, sino en actitud de ganar”, subrayó Camacho.

Y aclaró:

“El requisito de los 10 años de militancia para aspirar a candidaturas, como la de la Presidencia de la República, evidentemente sólo es para los militantes, por lo que si los priistas optan por los simpatizantes, los requisitos serán diferentes”.

El comentario refuerza así la percepción de que en esta ocasión el candidato del PRI a la Presidencia será un “externo”, es decir, un no militante.

¿José Antonio Meade?

Los suspicaces y nada ingenuos de entre los experimentados cuadros del tricolor indican que eso de abrir candados electorales de los Estatutos es sólo para engañar y dejarle el camino libre, sin desgaste y golpes, a un priísta añejo… como Luis Videgaray o Miguel Ángel Osorio Chong, por ejemplo.

En fin, que la amenaza de un rompimiento interno queda en sólo pronunciamientos, porque por un lado Ochoa Reza y su círculo han hablado y negociado con los supuestos inconformes, y por el otro han hecho la tarea al realizar caso 3 mil 500 asambleas estatales, municipales y seccionales para presentar a la asamblea un documento muy sólido de peticiones y propuestas.

Nadie podrá decir que no fue escuchado. Tampoco se podrá alegar que los cambios que hagan no tienen sustento.

En este contexto la candidatura de la exgobernadora Ivonne Ortega quedará en una aspiración sin destino.

Lástima Margarito…

 

.rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_RVizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*