La Biblia: ¿politeísta? por Isaac Bigio

Isaac Bigio
La ‘Tierra Santa’ es el centro de las religiones que siguen a Abraham y creen en un solo Dios, las mismas que hace menos de medio milenio lograron que las religiones monoteístas desplazasen a las politeístas como las que más siguiesen la humanidad.
Sin embargo, nuevos descubrimientos arqueológicos sugieren que el pueblo que redactó la Biblia (el hebreo) mantuvo cultos a los ídolos cananeos, los mismos que aparecen multitudinariamente en numerosas excavaciones en construcciones de épocas bíblicas.
Mientras el panteón griego estaba encabezado por Zeus (de donde viene la palabra Deus o Dios) y el romano por Júpiter, el de los cananeos era liderado por ‘El’, el mismo nombre que tiene el dios hebreo.
La Biblia constantemente menciona como un sinónimo de Jehová a ‘El’ y a su plural ‘Elohim’.  El hecho de que ésta siga usando el vocablo Dioses (“Elohim”) podría interpretarse como una herencia del pasado politeísta de los israelitas.
La Biblia habla de algunos israelitas que hacían ofrendas a algunos otros dioses (como Baal) y que reyes como Salomón y Ajab erigieron templos a los dioses paganos de sus esposas.
Los israelitas, al igual que sus vecinos filisteos, cananeos, egipcios, hititas, griegos o mesopotámicos, tenían varias divinidades, pero esto habría cambiado después de la destrucción del primer templo, tras lo cual la elite judía saca la conclusión de que su pueblo fue castigado por no ser 100% fiel a Jehová, un Dios exclusivo de los hebreos y que consideraba a éstos como su pueblo elegido.
Es a partir de ese momento, y en especial tras los macabeos, que el judaísmo renuncia y persigue a los demás dioses cananeos y solo acepta el culto al dios supremo de ellos: Jehová o El.
No obstante, en la propia Biblia hay versículos en los que se deja entrever la antigua creencia que ‘El’ era no el dios único sino el principal de una corte o asamblea de dioses: “¿Quién como tu Señor entre los Dioses?” (Éxodo 15:11). “Dios se levanta en la asamblea divina y ejerce como juez en medio de los dioses” (Salmos 82:1). “He visto al Señor sentado sobre su trono, rodeado de su corte celestial” (Reyes 1 22:19).
Mientras en la mayoría de las religiones del mundo el rol de figuras divinas subalternas al Dios Supremo lo tienen distintas clases de divinidades, en la Biblia lo tienen los distintos ángeles. El catolicismo promueve el culto a las imágenes de santos y vírgenes a los que se les asocia con ciertas virtudes o benevolencias que antes tuvieron otros dioses paganos.


Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*