Las misiones de la Iglesia de Jesucristo en México

Seguramente has oído hablar de los misioneros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y, también probablemente tengas curiosidad por saber quiénes son y qué es lo que hacen realmente.

 

Los reconocerás fácilmente, pues se visten muy formales y siempre caminan en pareja. Andan en bicicleta o toman el transporte público y portan etiquetas con sus nombres donde también se puede ver, destacado, que son miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. 

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

                   

Existen millones de miembros de la Iglesia en todo el mundo y decenas y decenas de miles de misioneros trabajando en casi todo el planeta, que han elegido dedicar un año y medio o dos sus vidas para servir a otras personas y enseñar acerca de Jesucristo. Estos misioneros llevan entre sus manos El Libro de Mormón, un libro sagrado que testifica a Jesucristo, invita a todas las personas a aprender de Él y enseña cómo llegar a ser más como Él. Si quieres conocer más sobre quién fue Mormón, y la razón por la cual este libro sagrado lleva su nombre consulta el enlace.

 

Es muy factible que existan miembros y misioneros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en tu país, e incluso en tu propia ciudad. Si ves por la calle a una pareja de hombres o de mujeres jóvenes, llevando etiquetas con sus nombres es altamente probable que sean misioneros de la Iglesia.

En Latinoamérica, hay 6 áreas administrativas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días:

  • México
  • Centroamérica
  • Del Caribe
  • Sudamérica Noroeste
  • Sudamérica Sur
  • Brasil 

¿Quiénes pueden servir como Misioneros de la Iglesia de Jesucristo?

En la actualidad, son más de 70.000 misioneros los que están sirviendo en misiones para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, de manera voluntaria.

Son jóvenes menores de 25 años, solteros, miembros de la Iglesia de Jesucristo y que manifiestan su deseo y compromiso de servir en alguna misión de las 400 que están activas en todo el mundo, durante 18 o 24 meses, costeando indefectiblemente todos sus gastos.

 

Los misioneros realizan sus tareas con un compañero del mismo género durante su misión, con excepción de aquellos misioneros que son cónyuges. Usualmente, los hombres sirven en misiones durante dos años mientras que las mujeres lo hacen durante 18 meses.

 

En las primeras semanas de residencia, los misioneros deben asistir a un Centro de entrenamiento donde estudiarán las “lecciones misioneras” que, más tarde, utilizarán para mantener conversaciones con futuros conversos y así poder enseñar las doctrinas de la Iglesia.

 

Ninguno de los misioneros puede solicitar un destino en particular y, además, no pueden saber de antemano cuál será su destino final. Los misioneros serán enviados únicamente a países donde los gobiernos permitan que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días pueda operar. En caso de ser necesario, son preparados en el idioma y en las características culturales principales del país al que serán enviados.

 

Los misioneros realizan sus tareas de servicio cristiano sin necesidad de cambiar de localización, pues viven en su casa y apoyan a uno de los distintos departamentos que tiene la Iglesia. El misionero debe servir 8 horas como mínimo a la semana, durante un período de hasta 24 meses, aunque existe la posibilidad, de acuerdo a su desempeño, de renovar su período de permanencia.

 

Los misioneros SUD reciben su llamamiento de su Presidente de Estaca y es apartado directamente por su Obispo.

 

Los requerimientos para poder prestar servicios de misionero de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días son, en primer lugar, ser dignos de poseer una recomendación para el templo, no tener hijos menores de edad en el hogar y encontrarse, física y emocionalmente, capaces de cumplir con los deberes y responsabilidades que se les encomendarán. 

Cambiar el enfoque

Bonnie L. Oscarson, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que sirve actualmente en el Consejo Ejecutivo Misionero de la Iglesia, asegura que existe una cantidad importante de misioneros que, además, dedican parte de su tiempo a predicar en línea.

Las hermanas misioneras, por ejemplo, que se encuentran en los diferentes Centros de Enseñanza, interactúan con personas de todo el mundo con el fin de enseñar más y mejor sobre el evangelio de Jesús. 

¿Cómo es el día de un misionero de la Iglesia de Jesucristo?

Generalmente, los misioneros suelen trabajar en parejas y a veces en grupos de tres y se llaman entre sí compañeros. Viven, trabajan y permanecen todo el tiempo juntos, ya que el trabajo del misionero es duro y necesitan de apoyo mutuo.

 

Los horarios de trabajo dependen fundamentalmente de la cultura del país en el que se encuentre el misionero. Las tareas y responsabilidades serán siempre las mismas, pero pueden organizarlas y ponerlas en práctica en diferentes momentos del día.

El misionero se levanta a las 6:30 para rezar y hacer ejercicio. Después estudia la Biblia y otros recursos de la Iglesia de Jesucristo. Si el misionero se encuentra en un país con un idioma diferente a su lengua natal, deberá dedicar parte de su tiempo libre para aprender el idioma del país que los contiene.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.