Mexicanos egresados egresados del Tecnológico de Monterrey (ITESM) añaden inteligencia artificial a exoesqueleto para mejorar su uso en rehabilitaciones físicas

29573238312_42facb93c4_b

El desarrollo es desarmable, ya que se pretende se utilice para trabajar con zonas específicas del cuerpo.
A las estructuras colocadas de manera externa en el cuerpo humano que tienen como fin el aumentar fuerza física, levantar objetos pesados y mejorar el movimiento del organismo de personas que sufren de lesiones corporales, se les denomina exoesqueletos.

A fin de innovar el uso de dichos dispositivos, egresados del Tecnológico de Monterrey (ITESM) mejoraron un exoesqueleto que funciona bajo inteligencia artificial y está compuesto por varias piezas independientes que sirven para rehabilitar sitios específicos del cuerpo a partir del uso de realidad aumentada.

Ernesto Rodríguez Leal, profesor del ITESM, indicó que el desarrollo adquiere movimiento gracias a una diadema con electrodos que miden ondas generadas por el organismo de manera no invasiva: “Las señales electroencefalográficas emitidas por el cerebro, y las electromiográficas, generadas por los músculos, son enviadas a un microprocesador que usa algoritmos de inteligencia artificial para clasificarlas, traducirlas y mover la estructura”.

El tecnólogo explicó que el exoesqueleto cumple con las funciones básicas como lo son el soporte para personas con parálisis o alguna lesión, además de asistencia de movimiento. No obstante, a fin de mejorar su utilidad se le añadió un visor de realidad aumentada que muestra espacios tridimensionales con el objetivo de que el paciente los recorra y trabaje rutinas de rehabilitación en la parte del cuerpo requerida.

Por otra parte, la estructura está conformada por eslabones rígidos de aluminio y fibra de carbono que contienen engranes y motores que a su vez convierten la energía eléctrica capturada por los electrodos en fuerza mecánica. Además el dispositivo fue mejorado con acelerómetros, que son sensores que determinan la posición de los eslabones para indicar a los algoritmos de control la coordinación de los motores.

El innovador mexicano subrayó en que el público meta del exoesqueleto son las personas de edad avanzada o aquellas que tengan problemas de movilidad, ya que el dispositivo les ayudaría a desplazarse y mantener el equilibrio. Sin embargo, se requiere de un entrenamiento previo para que la computadora identifique las señales cerebrales emitidas por los pacientes.

La estructura ha sido patentada y se piensa que sea accesible, ya que el diseño permite adquirirse por partes, es decir, se pueden realizar articulaciones independientes dependiendo de la articulación a rehabilitar.

La investigación se realiza en el laboratorio nacional de robótica del CONACYT y se buscan recursos económicos para llevar el exoesqueleto al mercado.(Agencia ID)

Publicarse a partir de 6 de enero de 2017.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*