Otorgan certificados de bandera azul a cinco playas mexicanas

Otorgan certificados de bandera azul a cinco playas mexicanas

En el marco de la inauguración del IX Encuentro Nacional de Playas Limpias, recibieron el reconocimiento “Playas Blue Flag”, –la más importante de calidad en agua de playas a nivel mundial– Chahué, en Huatulco, Oaxaca; El Palmar, en Ixtapa-Zihuatanejo, Guerrero; Nuevo Vallarta Norte, en Bahía de Banderas, Nayarit; Delfines (Cancún), en Benito Juárez, Quintana Roo; y Chileno, en Los Cabos, Baja California Sur. La distinción, porque denotan calidad del agua y de servicios, gestión, manejo ambiental y seguridad.

Además, el Comité Nacional de Playas Limpias entregó los certificados de Playas Limpias a La Roqueta, en Acapulco, Guerrero; Las Gaviotas, en Mazatlán, Sinaloa; Nuevo Vallarta Sur, Nuevo Vallarta Norte y Bucerías, en Bahía de Banderas, Nayarit; así como Aventuras del DIF (Akumal), en Tulum, Quintana Roo.

En ese marco, el Director General de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld, destacó que con una inversión superior a los mil 300 millones de pesos, en 2013, el Gobierno de la República, a través de la Conagua ha destinado recursos para la construcción y remodelación de plantas de tratamiento en estados costeros. El objetivo es que los usuarios de las playas tengan una mejor calidad de agua.

El Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud, reiteró que para el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto es prioritario el saneamiento, protección y conservación de las playas, debido a que éstas son un factor fundamental para el crecimiento turístico y la generación de empleos en el país.

En su oportunidad la Secretaria de Salud, Mercedes Juan López, destacó la coordinación y el trabajo conjunto que existe entre los diferentes órdenes de gobierno y en particular entre la Semarnat y la Cofepris, que van de la mano y hablan el mismo idioma en cuanto a la calidad bacteriológica y físico–química de los muestreos de las playas.

En el encuentro participaron 17 gobiernos estatales, legisladores, organizaciones no gubernamentales y la iniciativa privada. Ahí, David Korenfeld reiteró la necesidad de contar con playas limpias certificadas, y explicó que es necesario apoyar a los organismos operadores municipales para el desalojo y tratamiento de aguas negras, y construir nuevas obras que les permitan tener estándares de calidad de agua marina. Para ello, dijo, se requiere impulsar la participación de los tres órdenes de gobierno, así como de empresarios y organizaciones de la sociedad civil.

Las bases de una nueva política hídrica deben incluir la mejora de servicios de agua y su uso eficiente en el campo, seguridad ante fenómenos hidrometeorológicos y la gestión integral, puntualizó.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.