Senado reconoce en Julia Carabias a toda la ciencia y virtud de quienes dan la vida en defensa del patrimonio natural de México

Ciudad de México  (MENSAJE POLÍTICO /CÍRCULO DIGITAL).Con la entrega de la Medalla Belisario Domínguez a la doctora Julia Carabias Lillo, el Estado mexicano reconoce toda la ciencia, toda la virtud, toda la eminencia que tienen aquellos que entregan su vida a la defensa del patrimonio natural de México, sostuvo el senador Zoé Robledo.

En el marco de la ceremonia del máximo reconocimiento que el Senado entrega a los ciudadanos mexicanos eminentes, el senador destacó la trayectoria de Julia Carabias en la academia, como activista y como funcionaria pública.

Como académica, agregó el senador, Julia Carabias es un referente sobre un concepto muy citado pero poco comprendido: la sustentabilidad ambiental del desarrollo; como política y militante del PSUM, defendió el principio de que el socialismo y el ambientalismo son dos movimientos simbióticos.

“Julia Carabias es una crítica permanente de los privilegios, empezando por los propios. Por eso, cuando fue invitada a encabezar el Instituto Nacional de Ecología y, posteriormente, la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, lo hizo sin sucumbir al canto del poder”, añadió el senador chiapaneco.

Zoé Robledo enfatizó la labor que realizó Carabias Lillo para salvar la selva Lacandona, pues con su trabajo “en la selva hay esperanza. Desde el Campamento Chajul ha emprendido acciones y programas de protección, conservación y monitoreo de especies en las 360 mil hectáreas que abarcan las reservas de la biósfera de Montes Azules y Lacantún”.

Julia Carabias Lillo, además, fue la primera mujer galardonada con el Premio “Campeones de la Tierra” de la ONU; la segunda mujer en ganar el Premio Internacional Cosmos; y la tercera mujer en ganar el premio Getty en el año 2001, que otorga el Fondo Mundial para la Naturaleza, lo que muchos consideran el Premio Nobel de la Conservación.

El senador del PT-Morena afirmó que como Belisario Domínguez, Julia Carabias es incómoda para algunos, pues defender la selva es incómodo para quienes piensan que la depredación es progreso y las causas justas obstáculos.

“Ellos fueron incómodos para la gente adecuada. Carabias y Domínguez incomodan a las personas que es correcto incomodar y por las causas adecuadas. Incómodos por honestos, por irreverentes, por defender la verdad y luchar por ella. Ellos son incómodos para los que son incómodos para todos los demás. ¡Qué honor incomodar así!”, expresó.

Zoé Robledo comentó que es difícil justificar la racionalidad humana ante su logro más evidente: la destrucción del planeta.

“La economía moderna es más salvaje que todas las plagas conocidas. La corrupción, como recurso para la riqueza fácil, opera en el conocimiento de que es a costa de muchos y en la cumbre de nuestra civilización, cuando contamos con los medios, el conocimiento y la tecnología para acabar con la pobreza y toda su saga, nos decidimos por el camino contrario”, dijo.

Y en medio de todo eso, apuntó, está la clase política que como una manada que busca conservarse, lo hace fomentando su propia extinción, y despierta en los demás la incomodidad producto de la desconfianza, de la frustración y del dolor, y también de los excesos; “somos incómodos a quienes deberíamos ser útiles”.

“Incómodos para la libertad, incómodos para el bienestar. No somos más las ceibas que daban sombra sino la enredadera que ahorca al árbol que le permite existir”, condenó.

Por eso, resaltó, la naturaleza y en particular el axojole, nos dan una lección: cuando se acaba el mundo en el que vives, cuando esté en riesgo, cuando se agote el oxígeno social, hay que forzar nuestro propio mecanismo de evolución, de cambio, de transformación.

El senador explicó que esta evolución social es el cambio de régimen para un nuevo destino político: plural, ciudadano, transparente y sobre todo humano.

“Un cambio de régimen en el que todas las partes contribuyen al todo. Empezando por nosotros, es hora de exigir contratos electorales, que se cumpla lo que promete y que se vaya el que no cumpla. Un cambio de régimen en el que se respetan y no se simulan los contrapesos”, comentó.

Julia Carabias, dijo Zoé Robledo, también busca la evolución para la conservación y hoy empata su nombre al de las mujeres y hombres dignos de estar junto a Belisario Domínguez, está ahí por haber sido fiel a sus ideas y patriota para defenderlas.

“Tan importante para México la pluralidad que la biodiversidad, la libertad de expresión que la liberación de tortugas. Julia ha hecho patria defendiendo el patrimonio de los mexicanos del futuro. Julia, con ese hermoso nombre, ha defendido la evolución de lo que no sirve para la conservación de lo que realmente somos, y de lo que podemos ser”, aseveró.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*