Y después de los 40 años… ¿Qué sigue?

OPINIÓN

POR ELVYA MARTÍNEZ G.

Llegar a la menopausia no significa que la mujer renuncie a su vida sexual, al contrario hay testimonios que señalan que el placer y el deseo sexual se incrementa con la edad…

La disminución de estrógenos conlleva a una serie de síntomas como cansancio, falta de energía, baja autoestima, mala memoria, bochornos, jaquecas, sudores nocturnos, resequedad vaginal e incremento de riesgo de infarto, entre otros que se asocian a una disminución del placer sexual.

Dormir mal y sentir un gran cansancio son razones suficientes para que cualquier persona, de la edad que sea, pierda interés hacia el sexo. Sin embargo con los años esto se puede revertir por el incremento de los niveles de testosterona (hormona del deseo sexual). Por lo tanto, el deseo sexual no se pierde después de la menopausia.

Los cambios en la anatomía de la mujer son graduales, distintos en cada una de ellas, se pueden controlar y evitar gracias a una buena dieta, ejercicios, vida sana y el uso de estrógenos.

Es así que como el climaterio reduce la producción de hormonas femeninas (estrógeno y progeterona), el cual inicia ente los 35 y 40 años de edad, y la producción de hormonas cesa alrededor de los 48 años presentándose la menopausia, explicó el experto en climaterio y menopausia, doctor Julio Morfín.

Durante las primeras décadas de la vida de las féminas, el organismo mantiene un equilibrio entre la pérdida de masa ósea -hueso- y su regeneración. En la postmenopausia se pierde más rápido el tejido óseo de lo que se vuelve a formar. Dicha disminución llega a debilitar a los huesos aumentado la posibilidad de fracturas.

El director de la Clínica de Displasias en Atención Médica Integral para la Mujer, Alejandro Vázquez Alanís, refirió que actualmente se cuenta con innovaciones en favor de la salud de la mujer, enfocadas a aquellas que tienen 40 años de edad. El consumo de suplementos alimenticios es de suma importancia porque ayudan a disminuir los síntomas vasomotores y prevenir algunos riesgos asociados con la deficiencia estrogénica como osteoporosis y enfermedad vascular.

Ifa Celtic, presenta la primera combinación del aceite de onagra y vitaminas D, K y B6 para el climaterio, la cual tiene una eficacia comprobada para aliviar síntomas como ansiedad e insomnio. En tanto la vitamina D es esencial en el crecimiento y reparación de huesos, además de mejorar la función neuromuscular, el equilibrio y la función cognitiva. La vitamina K fortalece en el cuello del fémur en mujeres en posmenopausia hay la vitamina B6 reduce los niveles de homocisteína, un factor de riesgo independiente de ateroesclerosis –endurecimiento de las arterias- con lo que puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Los beneficios ofrecidos son: disminución de síntomas vasomotores, mejora en la calidad del sueño, estado de ánimo y cognición. Previene la pérdida de hueso, mejora la resistencia a la insulina y disminuye los niveles de lípidos y presión arterial, indicó el especialista.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*