Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

Castigo, no desahogos

Panista y subprocurador de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República (PGR), Ricardo García Cervantes pintó el lamentable paisaje del país: hay ”una grave crisis humanitaria” por la violencia inédita; las instituciones se encuentran claramente debilitadas y carentes de todas las capacidades que el momento demanda”.

Sin embargo su conclusión no levanta el ánimo: las instituciones “sólo encontrarán la fuerza e impulso que hace falta en la participación de la sociedad”.

Como si todo mundo estuviera esperando meterse en algo tan terrible que no pidió ni eligió. Como si todos estuvieran esperando que se hubiera ido Felipe Calderón – el responsable de esa “grave crisis humanitaria” – para recoger el tiradero que nos dejó. ¿Qué no lo piensa hacer el nuevo gobierno, junto con el hecho de fincar responsabilidades?

Lo que sí tiene valor es que García Cervantes, desde su condición y su cargo, reconozca lo que su correligionario negó a toda costa: que México atraviesa un momento inédito de desgaste institucional; “veo – dijo – a las instituciones debilitadas y en muchos casos incapaces de alcanzar lo que la Constitución les exige”.

“Hay también – agregó – un rompimiento del tejido social y una debilidad de los derechos humanos derivada de los índices de violencia, que son inéditos en nuestro país. Vivimos los estragos de una política que se orientó unilateralmente a combatir los grupos criminales sin una visión integral”.

¿Me oíste Calderón?, nomás le faltó decir a García Cervantes, en lo que más bien parece un desahogo. Y con eso me refiero a que de qué sirve hablar fuerte si enseguida no se anuncia un fin práctico como una demanda, una orden de aprensión o una detención.

Y por si faltara algo en el desahogo, el funcionario de gobierno hizo un tremendo juicio de la guerra de Calderón: ”La estructura formal de las dependencias encargadas de la seguridad y la procuración de justicia fue transformada para únicamente servir al objetivo de combate a la criminalidad, aunque con resultados poco efectivos; creció el número de organizaciones delictivas, los índices de criminalidad aumentaron y se diversificaron, los homicidios dolosos crecieron y la desaparición de personas tuvo un incremento alarmante”.

En realidad, García Cervantes no dijo nada nuevo, pero no deja de se importante que lo diga desde el cargo que ocupa, porque si está tan consciente de lo que su correligionario le hizo a este país, él debería actuar en consecuencia.

Me pregunto qué consecuencia busca con estos duros juicios el subprocurador de Derechos Humanos de la Procuraduría. ¿Estimular la participación de la sociedad para que haga en parte la chamba del gobierno?

¿Está diciendo que la autoridad, a pesar de todo eso que sabe y dice no va a hacer nada por el severo daño causado a un país? ¿Es él alguien que está en ese cargo para que el día de mañana el gobierno priista diga “nosotros quisimos proceder pero el asunto estaba en manos de un panista?

El mismo subprocurador García Cervantes dijo que el Ministerio Público deberá decidir si llama a declarar al ex secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, en el contexto de las pesquisas que la dependencia lleva a cabo por las violaciones a los derechos humanos registradas durante la detención de Florence Cassez y el famosísimo montaje televisivo, en diciembre de 2005.

Puede que así sí. A lo mejor por ahí podría empezar a ir la cosa. Si se animan a castigar, a lo mejor la gente se atreva a participar.

loading...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.