Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

¿Pues cuál fue su delito?

El otro día hablamos de cómo el dejar hacer, dejar pasar de los últimos 30 años se había ensañado con los niños en el caso de la obesidad, hasta provocar una crisis silenciada en la sociedad. Nuevos datos hablan de cómo la pobreza se ha ensañado especialmente con la infancia.

El 56 por ciento de los niños mexicanos, de cero a cinco años vive en pobreza, cinco de cada diez. Más que el promedio nacional que es de cuatro personas, niños y adultos, de cada diez.

Este es el resultado más objetivo y claro de cualquier política que los gobiernos le hayan vendido al país: la modernización con Solidaridad, el bienestar para la familia, el crecimiento de siete por ciento con vocho y changarro para todos, y el presidente del empleo.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) presentaron el informe Pobreza y derechos sociales en niñas, niños y adolescentes en México 2008-2010. Ahí dice que hay en México 21 millones de mexicanos menores de 17 años – el 53.8 por ciento de esta franja de población– en pobreza.

Se dice que la principal carencia de estos desposeídos es la alimentación y que el 13 por ciento está en un caso extremo. Son los niños indígenas y los de los estados del sureste del país son los que más padecen esta situación.

Estos organismos han expresado que la probabilidad de que se reproduzca esta condición que se presenta en la infancia en la siguiente generación es más alta que en el caso de los adultos.

Eso ya compromete el desarrollo económico y la cohesión social del país, como ha venido ocurriendo.

Luego se pregunta no por qué hay tanto conflicto social en Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Veracruz, si es ahí donde se encuentra el mayor porcentaje de la pobreza, sobre todo infantil.

Los datos son indignantes: 76 por ciento de los niños y adolescentes indígenas, es decir, siete de cada 10, viven pobres, lo cual supera casi con 20 puntos cuando se habla de niños en general.

La recomendación es muy clara: urge proteger a los menores de 17 años, especialmente los más vulnerables socialmente. Se necesita una adecuada combinación de políticas universales que garanticen el acceso a los servicios básicos de educación, salud y seguridad social, así como políticas focalizadas.

¿Se está haciendo? Por lo pronto uno repasa: niños, indígenas, ¿pues cuál fue su delito? ¿Nomás haber nacido?

loading...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.