Reformas: pensar en positivo

 

La mayoría de los escenarios de la historia de México están salpicados de dudas, sospechas, traiciones, demagogia y corrupción. Ejemplo de la famosa cubeta llena de cangrejos que desbarrancan al que se atreve a superar escollos y sobresale entre el montón.

No es gratuito, en consecuencia, que los políticos estén mal calificados por la sociedad; aunque en una especie de sado-masoquismo electoral los califica bien cuando va a las urnas y vota por ellos. A partir de 2018 habrá posibilidad de calificar a los mejores y botar a los peores.

Por eso, apenas normal este procedimiento de Ricardo Monreal Ávila de descalificar a sus pares en la Cámara de Diputados. Los acusa de serviles y dispuestos a recibir un bono de un millón de pesos por una especie de servicios prestados al Ejecutivo Federal, con esto de la aprobación de las reformas estructurales y sus leyes reglamentarias.

A esa referencia suma su acusación contra sus pares de haber recibido gratificaciones por diversas cantidades, por el mismo concepto. De ahí que haya procedido mediáticamente con la devolución de 15 millones de pesos, mas no explica por qué no denunció antes esa especie de bono de desempeño cuando éste dinero se le entregó en tres partidas desde octubre del año pasado.

Pero, vaya, no es la primera ocasión en que un legislador de la oposición de dizque izquierda acusa, a toro pasado, maniobras desde el Ejecutivo Federal o las cúpulas del PRI en el Congreso de la Unión para impulsar una iniciativa de ley a modo.

Se siembra la duda, la sospecha de enjuagues, acerca de esas partidas millonarias y los únicos en terminar como legisladores al servicio del Ejecutivo, son los mismos legisladores que se encargan de descalificar. Por cierto, Monreal desmintió a la legisladora de su bancada, Zuleyma Huidobro González, que “denunció” en tribuna aquella singular maiceada en tres tiempos.

En realidad, objetivo final es poner en tela de duda las bondades de una reforma legal.

¿Entregaron senadores y diputados la soberanía nacional sobre el petróleo a intereses extranjeros? La verdad es que fechas y figuras, como la del general Lázaro Cárdenas del Río, han sido manoseadas de tal manera que ofende al sentido común.

¿Cuándo pensarán en positivo estos fundamentalistas que en todo encuentran la sombra de la corrupción y olvidan que, en su momento, la han prohijado?

Por de pronto, esta pregunta que se plantea desde la Presidencia de la República en torno de lo que sigue en materia de la Reforma Energética y el resto de las diez reformas estructurales, llama la atención porque, más allá de asumir posturas triunfalistas y dejar que el tiempo acarreara a las enmiendas hacia los objetivos de grupo, comparte y difunde esencia y características de éstas.

La Presidencia de la República plantea que, lo que sigue una vez aprobadas las once reformas estructurales, “concluye la primera fase de este proyecto transformador, es que las Reformas en la Ley den paso a las Reformas en Acción, es decir, que sus beneficios comiencen a sentirse y a traducirse en mejores condiciones de vida para las familias mexicanas”.

Y, para lograr ese objetivo, el gobierno de Enrique Peña Nieto ofrece “trabajar intensamente en la implementación eficaz de cada una de las modificaciones legislativas realizadas en estos 20 meses”, e indica que, para ello, “será necesario crear reglamentos y poner en marcha políticas públicas que nos permitan alcanzar tres grandes objetivos”.

Lo primero, y que es competencia general, “es hacer de México un país más productivo y competitivo”.

Es verdad de Perogrullo ésta que alude a la desconfianza derivada del accionar de gobiernos que no han sido confiables. ¿Por qué confiar en la palabra del presidente Peña Nieto? ¿Por qué confiar en que, ahora sí, Pemex será una empresa rentable y no caja registradora de los multimillonarios ingresos para el gobierno federal?

Frente a actos de absoluto desprecio por la ley en entidades como Oaxaca, Guerrero y Michoacán. Con la recurrente manifestación de maestros que repudian a la Reforma Educativa porque ésta les demanda calidad para sacar a los mexicanos del promedio escolar de primaria. Cuando mozalbetes disfrazados de anarquistas y arropados por diputados locales perredistas que ven una fuente electoral, el sentido común indica sumarse a las reformas impulsadas en los 20 meses de la actual administración, porque finalmente alguien se atrevió a despojar de falsos petrioterismos a leyes anquilosadas y que, en su momento, cumplieron con un objetivo y de inmediato se convirtieron en bandera de la oposición, de la industria de la protesta y del todo o nada.

Por qué no pensar en positivo. Ya son leyes. Y como tales, la máxima reza, son perfectibles. Digo.

MIÉRCOLES. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, impulsó entre los operadores de los sistemas de telepeaje  un acuerdo que hizo posible que en las carreteras administradas por Capufe y en la red urbana de la ciudad de México, indistintamente se puedan utilizar las nuevas y anteriores IAVE.

En la segunda etapa de la interoperabilidad, que concluye a más tardar el 30 de septiembre próximo, se sumarán a la aceptación de ambas tarjetas la autopista México-Toluca y el circuito exterior mexiquense.  Y durante la tercera etapa, a partir del 1 de noviembre entrante, se logrará el funcionamiento indistinto de los instrumentos de cobro y será una realidad el viejo anhelo ciudadano de cruzar cualquier caseta de cobro instalada en las carreteras federales del país con una sola tarjeta, calcomanía o tag.

En este período, el nuevo operador del sistema de cobro por telepeaje invertirá en equipo y tecnología necesarios para instalar antenas multiprotocolo que permitan mejorar el servicio de manera sustancial y  consoliden el proceso de interoperabilidad.

La intervención de Ruiz Esparza contribuyó de manera definitiva a la consecución de un acuerdo entre los operadores que beneficia de forma importante a los usuarios del sistema de autopistas y carreteras de cuota del país. Así de sencillo, sin gritos ni sombrerazos en vivo y a todo color. Conste.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.