El izquierdista Jean-Luc Mélenchon, deja de lado el cine francés para optar por el estadounidense y el italiano